En alguna ocasión quizás has querido cambiar ese cabecero de madera o de metal que te acompaña todas las noches pero te resulta un poco caro. ¡Pues ya está! La solución, estos vinilos, además de decorar tu cabeza mientras descansas, son baratitos y ¿sabes qué es lo mejor? No hay que sacarles el polvo…

Volver arriba